viernes, 21 de octubre de 2016

Crónica: EL ALABARDERO AVENTURERO Y EL CHAQUETILLA APOCALÍPTICO EN BUSCA DE TENDERETE EN ESPLANDIU O ALREDEDORES versus EXPLOTADOS

Buenos días,

El 19/10/2016 se celebró la espera contienda entre EL ALABARDERO AVENTURERO Y EL CHAQUETILLA APOCALÍPTICO EN BUSCA DE TENDERETE EN ESPLANDIU O ALREDEDORES y los EXPLOTADOS, nos tenían ganas, nos querían machacar, pero la historia se escribe con sangre, y el sudor y lágrimas que se derramó en esta partida se merecen ser bien contadas.

El Almirante vio como llegaban los navíos enemigos embistiendo al grito “Por Esplandiu y cierra España”, maniobró decidido a acometer la locura que se reflejaban en los ojos del alabardero aventurero y su ayudante el chaquetilla, pero no pudo afrontar tantos solomillazos y duplazos a cascoporro en la cara, y en menos de diez minutos dos barcos hundidos amenazaba con llevar su empresa al fondo del mar bravío. Su grumete no aportaba nada, desplazado de su puesto de seguridad naval, se quedaba agazapado al fondo del camarote, como un cobarde vigilante sin cachiporra.

La tercera partida se dibujaba sin cuartel, y un órdago a pitos a falta de 2 y 3 chinos desniveló la contienda, ya se veía en la popa cantando de alegría y esperanzado de conquistar Europa, hasta que el grumetillo le informó que se le había hundido otro barco y no había derribado ninguno del enemigo, pasando así del creído 2-1 al verdadero 3-0, por lo que ya sólo le quedaba su velero, mientras que enfrente la flota enemiga al completo se frotaba las manos.

Armado de valor, hinchado el pecho, el gran capitán cerro sus dientes sobre un hierro afilado y a base de solomillos y algún que otro dúplex consiguió hundir un barco. Más bien una barcaza con la que el astuto alabardero hizo que el Almirante se centrase en esto objetivo dejando desprotegido lo que le quedaba de flota.

Ya se veía remontando, pasando a la posteridad por haber destruido la armada enemiga, con un grumetillo mal pagado, con pocos talentos y con todos los vientos adversos en contra. Visionaba su perfil en todas las crónicas de la época como un gran estratega, pero la quinta contienda fue rápida, y siendo el último en abandonar el barco, ya que el grumetillo salió por peteneras, solo nos queda alabar su valor con un poesía:


¡OH, CAPITÁN! ¡MI CAPITÁN!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro terrible viaje ha terminado,
el barco ha sobrevivido a todos los escollos,
hemos ganado el premio que anhelábamos,
el puerto está cerca, oigo las campanas, el pueblo entero regocijado,
mientras sus ojos siguen firme la quilla, la audaz y soberbia nave.
Mas, ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!
¡oh rojas gotas que caen,
allí donde mi capitán yace, frío y muerto!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, levántate y escucha las campanas,
levántate, por ti se ha izado la bandera, por ti vibra el clarín,
para ti ramilletes y guirnaldas con cintas,
para ti multitudes en las playas,
por ti clama la muchedumbre, a ti se vuelven los rostros ansiosos:
¡Ven, capitán! ¡Querido padre!
¡Que mi brazo pase por debajo de tu cabeza!
Debe ser un sueño que yazcas sobre el puente,
derribado, frío y muerto.

Mi capitán no contesta, sus labios están pálidos y no se mueven,
mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad,
la nave, sana y salva, ha anclado, su viaje ha concluido,
de vuelta de su espantoso viaje, la victoriosa nave entra en el puerto.
¡Oh playas, alegraos! ¡Sonad campanas!
Mas yo, con tristes pasos,
recorro el puente donde mi capitán yace,
frío y muerto.


Autor: Walt Whitman


Victoria por 4 a 1 de EL ALABARDERO AVENTURERO Y EL CHAQUETILLA APOCALÍPTICO EN BUSCA DE TENDERETE EN ESPLANDIU O ALREDEDORES

No hay comentarios:

Publicar un comentario